BCOS. GRIFO-SAN ANTÓN

En esta ruta se recorren los barrancos del Grifo y de San Antón, muy populares entre los ciclistas de Elche, sobre todo el primero que es todo un clásico, pero como es evidente más divertido de bajar, que no de subida, como se transita en esta ocasión.

La ruta se inicia frente al Estadi Municipal d’Atletisme Manolo Jaén, donde existe una zona de aparcamiento para dejar el coche sin problemas.

pincha aquí versión para imprimir

pincha aquí versión satélite WIKILOC

...
Mapa ruta nº 79 barrancos del Grifo y San Antón

...
Descripción de la ruta

Donde se inicia la ruta, es el punto en el que la línea del ferrocarril Valencia-Cartagena entra en el túnel que atraviesa toda la ciudad.
En esta ocasión hay que caminar por la senda más cercana a la derecha de la vía, según se aprecia en el centro de la foto.

En este punto se atraviesa el Barranco de San Antón (por el que más tarde se regresa), y como se puede apreciar a la derecha de la foto, existe un acueducto en razonables buenas condiciones por el que también se puede cruzar.
El espacio junto a la vía es suficientemente ancho para recorrerlo sin peligro, pero de todas formas, como indica el sentido común, hay que ir muy atento al posible paso de algún tren y sobre todo evitar cruzarse con él al pasar por el puente que se ve al fondo.

Se continúa por la parte de la derecha de las vías (está más despejada que la de la izquierda), hasta alcanzar este punto en el que empieza la valla que cierra la estación de mercancía y hay que cruzar con sumo cuidado al otro lado.

Para continuar por la carretera que discurre paralela a las vías.

Al empezar esta pequeña elevación de la carretera, se encuentra a la izquierda un camino de tierra que es la entrada al Barranco del Grifo.

Al entrar al barranco, se encuentra a la derecha un túnel de desagüe que atraviesa toda la estación, después del cual el barranco desaparece. El recorrido de esta ruta continúa por la izquierda.

video
Como se aprecia en el fotomontaje, este primer tramo consiste en un estrecho canal flanqueado por cañas y alguna que otra pitera, hasta que se cruza bajo un pequeño acueducto, momento en el cual el barranco se abre y continúan las imágenes hasta llegar a un punto llamado el Salt de la Batacá, en el que los “bikers” más osados, saltaban el desnivel como se ve en este video que no es propio; pero según parece, alguien con un poco más de sentido común (y menos del desafío) ha construido una rampa.

video
En este otro montaje se ven imágenes desde el Salt de la Batacá, pasando bajo el Canal del Taibilla y la autovía hasta llegar a un punto del Barranco del Grifo en el que se encuentran un par de muros de piedra que lo cortan y que obligan a abandonarlo momentáneamente.

El primero se trata de un azud (pequeña presa destinada a recoger agua de las avenidas de los barrancos para el uso agrícola) de planta circular y que una vez lleno de sedimentos, pierde su principal utilidad y se convierte en un terreno de cultivo muy fértil.

Esta segunda estructura es una presa también de planta circular construida de mampostería y con recubrimiento de sillería perfectamente trabajada, con unos grandes estribos laterales que refuerzan la construcción, todo ello sobrepasando los 4 metros de altura desde la base. A pesar de su impresionante aspecto parece ser que su misión primordial no era acumular el agua de las riadas para el riego, sino retener los materiales arrastrados. +INFO

Una vez salvado el obstáculo anterior, se continúa por el fondo del barranco, en cuya ladera izquierda se encuentran una serie de pinos de gran tamaño.

Hasta que estos terminan lindando con otro pequeño barranco que es por donde sigue la ruta.

En este tramo de barranco se encuentra una zona, en la que la erosión ha dejado unas huellas muy curiosas sobre la roca.

Más adelante, la vegetación puede dificultar el paso y tras cruzar el segundo de los túneles, se abandona por la izquierda definitivamente el Barranco del Grifo.

Continuando la ruta por un camino asfaltado primero y de tierra después.

El camino de tierra termina en esta loma y se continúa por una senda poco marcada, pero no excesivamente difícil de seguir.

Un poco más adelante se descubre en medio de esta Serra de les Pedredes una impresionante cantera múltiple.

Cuando se alcanza una elevación con un montón de piedras en la cima es el momento de desviarse a la izquierda, en dirección Oeste y cruzar este pequeño barranco.

Al llegar otra vez arriba se descubre el valle del Ferriol, con varias casas y tierra de cultivo en medio de este terreno árido.

Desde el pico más alto de esta sierra (apenas alcanza los 263 m.), se distingue sobre el fondo del Barranc de Sant Antoni, las marcas dejadas sobre la roca por las ruedas de los carros que transportaban las rocas extraídas de las canteras.

Al igual que en esta sierra, en la Serra de Peligros, la Serra de l’Animeta y en el resto de esta zona hasta el Pantano de Elche se han ido excavando canteras desde tiempos inmemoriales, lo que ha creado un paisaje en ocasiones muy interesante. Especial atención merece el trabajo de Mariano Ros, que ha creado en una antigua cantera, un espacio de ocio muy digno de visitar y por supuesto de cuidar.

Tras sobrepasar el pico de los 263 m. se empieza el descenso por el pequeño barranco que se ve al frente.

Una vez en el Barranco de San Antón, se continua hacia la izquierda por el conocido como Camino de las Canteras de los Peligros, donde se distinguen perfectamente las profundas marcas dejadas por el paso de los carros, ya que esta ruta fue utilizada durante siglos para sacar la piedra demandada por la ciudad de estas sierras y que fueron utilizadas desde el siglo IV para la construcción del primitivo asentamiento íbero de la Alcudia y esculpir el busto de la Dama de Elche, hasta la piedra empleada en la fachada de la Basílica de Santa María (siglo XVII).

En el mismo barranco se encuentra esta antigua cantera.

Un poco más adelante ya no se aprecian las marcas del Camino, que por cierto dejó de utilizarse en el siglo XVIII con la terminación de la Basílica de Santa María.

También se puede encontrar como curiosidad en el barranco este pozo, sellado con un carrito metálico de compra, que es en realidad una chimenea de ventilación de una galería subterránea de más de un centenar de metros, que recorre el subsuelo rocoso, con el objetivo de recoger un pequeño caudal de agua de filtraciones que en un principio se depositaba en un aljibe y que actualmente se recoge con una tubería como se puede apreciar en las fotos inferiores, que pertenecen a la entrada pero que son del 2004, porque en la realización de esta ruta me la he pasado de largo y no tengo ninguna fotografía actual.

Al llegar a la altura de la Urb. Bonavista, una espesa vegetación, producto del agua acumulada por un vertido tapona el barranco y hace imposible continuar por el interior; hay que abandonarlo por la derecha y continuar por el borde hasta llegar a una carretera.

video
En la primera fotografía de este montaje se ve el camino que hay que descender para volver a acceder al barranco. Después se siguen viendo imágenes de todo el recorrido, hasta llegar a las vías del tren, lugar en el que abandonamos definitivamente el Barranco de San Antón por la derecha.
Como curiosidad, se vuelve a cruzar bajo el Canal del Taibilla, pero en esta ocasión discurre por una estructura de hormigón y piedra.
También comentar que no es tan popular entre los ciclistas porque en algunas zonas, el fondo del barranco está compuesto por arena de distintos tamaños que hace imposible circular la bicicleta, ya que las ruedas se hunden.

Para la vuelta se circula por el camino que se encuentra a la derecha de la vía según nuestro sentido de la circulación y por tanto no debemos cruzarla, evitando así peligros innecesarios.


Ruta de 15,01 Km realizada en 220' el 06/07/2009