PENYA DE LES ÁGUILES

Como se ve en el mapa, en esta ruta se traza un triangulo, cuyo vértice de inicio y fin se localiza en la zona Residencial Penya de les Águiles, situada al Oeste de Elche; el otro vértice se sitúa sobre la cima de Castro, donde se encuentran unas antenas de TV y telefonía; y por último, el tercer vértice se encuentra en el Pantano de Crevillente.

pincha aquí versión para imprimir

pincha aquí versión satélite WIKILOC

...
Mapa ruta nº 112 Penya de les Águiles

...
Descripción de la ruta

Se puede dejar el coche cerca de una amplia superficie ajardinada, situada en un área de nueva construcción, dentro de la zona Residencial Penya de les Águiles.
Se inicia la ruta por el Camí Vell de Crevillent.

Se trata de una carretera muy estrecha y sin arcén, por lo tanto hay que andar con cuidado y muy pegados al lateral, para evitar el tráfico. Hasta que se llega al Barranc de Barbásena.

Ahora se continúa subiendo por el barranco, que es bastante ancho y sin apenas dificultades para recorrerlo.
Se cruza primero bajo el viaducto de la línea del AVE y a los pocos metros, bajo el puente de la autovía.

Tras cruzar el puente de la autovía, se sigue por un camino de tierra, que corre paralelo e incluso por el fondo del Barranc de Barbásena, y que actualmente es muy transitado por camiones, debido a las obras del AVE.

Como se ve en el mapa, se realiza un rodeo por el fondo del barranco, ya que se trata de un tramo muy interesante, rodeado de una impresionante vegetación, más propia de un cauce con un constante fluir de agua dulce, que de esta zona, en apariencia tan árida.

El barranco continúa rodeado de pinos y se llega al mismo camino de tierra que se había abandonado para dar este rodeo.
Ahora se regresa hacia la izquierda por el camino de tierra, hasta alcanzar una pista forestal que sale hacia la derecha y se adentra ladera arriba por la sierra. Finalmente esta pista forestal se une a otra, por la que se sigue hacia la derecha.


La pista forestal va ascendiendo poco a poco y pasa nuevamente junto al Barranc de Barbásena, ahora mucho más profundo y estrecho, pero igualmente cubierto de vegetación, en especial de baladres.

Se abandona la pista forestal y la ruta continúa por la cuerda de la sierra, pero siguiendo una senda perfectamente marcada.

Y que llega hasta las antenas y tras ellas, el Vértice Geodésico de Castro (360 m.).

Al llegar al vértice se termina la parte más cómoda, ya que ha transcurrido por caminos y sendas.
Ahora toca un tramo campo a través, siguiendo la cresta de els Sentinelles, en dirección al próximo objetivo, el Pantano de Crevillente.

El descenso hacia el primer collado es un tanto complicado, por lo que hay que ir con precaución, buscando el trazado más idóneo, ya que no hay ningún tipo de marca que indique el camino correcto. Al llegar al collado se puede continuar subiendo y bajando los dos montículos, pero es preferible circundarlos por las repisas artificiales, la primera de ellas plantadas de eucaliptos y que han creado una terrible erosión sobre la cara Oeste.

La siguiente cima ya hay que subirla por donde se pueda.

Una vez arriba, se distingue perfectamente el pantano.
Hay que seguir la cresta de la sierra, hasta la cima que se ve a la izquierda.

Desde esta cima de 327 m. se continúa hacia la izquierda por la cresta de la sierra, aunque está el pantano al frente.

Al llegar al punto que se ve en la imagen, se inicia el descenso por la ladera, pero se descubre que al frente y a la derecha, existen unas paredes que cortan el paso.
Por lo tanto, la única opción es bajar hacia la izquierda y aunque es un tramo complicado, teniendo cuidado, paciencia y vista para elegir el trazado idóneo, no tiene porque haber ningún problema.

Una vez en la base, se cruzan campo a través unos bancales llenos de vegetación, hasta alcanzar la pista forestal que hay al frente.
Se prosigue la ruta siguiendo la pista forestal hacia la derecha.
Se pasa junto a un campo de tiro y finalmente se sale a la carretera conocida como de “La Garganta” y que une Crevillente y Aspe.


Justo al otro lado, está la entrada a la antigua carretera y que baja hasta el mismo nivel del agua del Pantá de Crevillent.

Ahora llega la parte que puede resultar más complicada, ya que hay que subir la ladera.
Hay muy pocas opciones de variar la ruta a seguir, ya que el mejor sitio para iniciar la ascensión, es el punto que se ve a la izquierda de la primera imagen.

A partir de aquí, hay que ir subiendo por los pasos que se vean más factibles, preferiblemente tomando como referencia una torre de electricidad, visible a la izquierda de la segunda imagen.
Puede resultar una subida muy complicada si no se tiene la suficiente experiencia en la montaña.

Una vez arriba, ya se puede cruzar por un collado al otro lado y llegar nuevamente a la orilla del pantano.

Cerca de la orilla me encuentro esta culebra, que tras filmarla y fotografiarla, suelto en el agua y se aleja buceando.

video

Al otro lado se encuentra una senda que se sigue hacia la derecha, en dirección a la presa del pantano.

La senda lleva a esta gran brecha, por donde se cruza al otro lado y se llega a la carretera de acceso a la presa.

La carretera se encuentra cerrada por una puerta metálica un poco más adelante, aunque es posible sobrepasarla por un lateral.
En esta ocasión, no se ha sobrepasado y se ha subido a la ladera, obteniendo estas magníficas imágenes.

Tras la visita al pantano, hay que volver sobre nuestros pasos, pasar la brecha de la montaña, sobrepasar el trozo de senda que anteriormente se ha recorrido y que pronto se convierte en un camino más ancho.

Como se ve en el mapa, se vuelve a cruzar la carretera entre Crevillente y Aspe y se continúa por un camino asfaltado, que da acceso a varias casas de campo.
Al terminar las casas y termina el asfaltado, el camino de tierra gira a la derecha y empieza a descender.
Se sigue el camino recto y se cruza al otro lado.
Se gira a la derecha y el ancho camino se convierte en una senda que sube hacia un sifón del Canal del Taibilla.

Al llegar arriba, se encuentra un camino de tierra por el que se circula sin ningún problema.

En este punto, el camino que se ha recorrido se termina al llegar a una carretera, por la que se sigue hacia la derecha.

Como se ve en el mapa, la carretera pasa bajo la autovía, y un poco más adelante, se alcanza el Camí Vell de Crevillent y se gira hacia la izquierda, para volver al punto de partida.


Ruta de 15,93 Km realizada en 260' el 15/06/2011